martes, 25 de octubre de 2011

Travesuras


Como muchos habrán notado, en nuestro país uno puede hacer lo que quiera, vale decir que no ocurren cosas más horribles porque somos buenos. 
Antes de que algún entusiasta levante el dedito para acusarme de reaccionaria les pido que estese quieto, lea, cogito ergo sum.
Me resulta deleznable que algunas personas se dediquen, con mayor o menor grado de ingenio o habilidad manual, a manipular las chapas patente de sus vehículos.  
Y me da mucha, pero muchísima bronca, que los agentes del orden (de los múltiples que gozamos en la Ciudad) hagan la vista gorda ante ese delito.

Hace un tiempo había pensado en armar un proyecto gráfico con fotografías de las patentes adulteradas que iba encontrando por los caminos, pero la falta de tiempo, una discusión con un coreano (o boliviano, a los fines de este escrito lo mismo da) dueño de una enorme camioneta estacionada sobre la Av. Avellaneda  y, finalmente, saber que a alguien se le había ocurrido la misma idea antes que a mí, me disuadieron de rondar la ciudad a la caza de delincuentes.

Saben de qué hablo, ¿verdad? 
Los imbéciles usan las siguientes estrategias:
  • Dejar embarrada la chapa y el auto reluciente
  • Dejar embarrado todo el auto
  • Pegar hojitas de árbol con poxipol  (no importa la estación del año)
  • Colgar jirones de telas, trapos, cintas, sogas saliendo del baúl
  • Enganchar  papeles, sobres o artículos de embalaje desde la tapa del baúl
  • Pegar cintas de blancas o negras cambiando los números o las letras
  • Omitir la chapa trasera
  • Dejar abierta la puerta del baúl (los que tienen la chapa allí)
  • Colocar la chapa muy abajo y en ángulo imposible de leer
  • Colocar la chapa debajo del paragolpes
  • Rayar y malograr la chapa
  • Comprar una chapa ya adulterada (tienen un efecto óptico para que se vea todo borroso)
  • Pegar stickers de fútbol o cualquier pelotudez que oculte parte de la chapa
  • Colgar la franela a secar en la chapa (típica de remiseros/taxistas mafiosos)
  • Cambiar las letras con marcador indeleble
  • Plegar la chapa por la mitad en sentido transversal
  • Plegar la chapa por la mitad en sentido longitudinal
  • Etc.
Si bien a algunos bobos les resulta una simple avivada que los imbéciles hacen para evitar la multa por mal estacionamiento, yo creo que todos los que adulteran sus patentes son francos delincuentes.
Para mí lo mismo da que lo hagan para habilitarse la doble fila de la puerta del jardín (excelente ejemplo a los niños), para cruzar semáforos en rojo, para huir sin ser identificados después de atropellar a un peatón o para participar impunes de un asalto a mano armada.
Y no se trata de armar una  cadena de ciudadanía responsable que concientice a los que delinquen.
Los ciudadanos no estamos para vigilarnos entre nosotros. Para las leyes y el control de su cumplimiento están el Poder Ejecutivo,  el Poder Legislativo  y el Poder Judicial (hagan clic)
Nosotros, los ciudadanos, estamos para elegir responsablemente (?) a quienes nos gobiernan.



Servicio al lector sensible:
INADI Asistencia por situaciones de discriminación Teléfono: 0800 999 2345 (gratis las 24 horas)

2 comentarios:

Carlos Vázquez dijo...

Como en muchas otras situaciones, en ésta uno se atreve a pensar qué pasaría si quien corresponde se dedicara a perseguir y castigar estas actitudes. Lloverían críticas por ocuparse en cuestiones de "poca monta". Existen esquinas de la ciudad en las que si pusieran un equipo de tránsito efectivo, recaudarían por multas más que por ABL. Pero será que los funcionarios no caminan, bueno, por Florida seguro que no. Un gusto volver a leerte Celeste.

Marce dijo...

Hola Celeste. Te cuento que se las hacemos igual, sacando los datos de la chapa de adelante o de los vidrios. Eso cuando está estacionado. En transito, es bastante más difícil, pero se hace y te comento que son carísimas, mucho mas que si pagaran estacionamiento. Es un delito adulterar las chapas. Besos. Espero que estés bien!