sábado, 12 de noviembre de 2011

Yo me latinoamericanizo, tú te latinoamericanizas, él se latinoameric....



 Hace un tiempo acompañé a un grupo de alumnos de 6º grado a una salida didáctica a la empresa Aguas Argentinas. Allí unos guías nos llevaron a recorrer el lugar y luego nos instruyeron sobre el valor del agua potable.
Ante la consulta de uno de los niños acerca de la extensión de las redes públicas de agua potable en nuestro país la guía respondió “en algunas zonas rurales muy alejadas aún no llega la red pública”.  
No pude dejar de interrumpir para contarles, a los chicos y a las guías,  que no hace falta alejarse mucho para encontrar el fin de la red pública: acá nomás, a menos de 40km de la ciudad de Buenos Aires, en el municipio Malvinas Argentinas, no hay red de agua potable.
Tampoco hay cloacas ni gas natural. Hay unas pocas calles asfaltadas, otras con asfalto de más de 40 años y el resto son de tierra. El ABL  y el catastro indican Zona Residencial. 
No existe señalamiento urbano de ningún tipo. Me refiero a una amplia zona de casaquintas, donde cada propietario realizó su perforación y pozos sanitarios y utilizan gas envasado para el consumo. Una de las rutas que atraviesa el municipio, la RN8, no tiene banquinas, marcaciones viales, ni carteles indicadores. Una mano de ida y otra de vuelta separadas por la intuición y la costumbre de conducir del lado derecho ordenan el intenso tránsito.
Hay dos líneas de trenes que atraviesan el municipio, la LSM (Línea San MArtín) y la Belgrano Norte. Ambas sufren el mismo grado de atraso tecnológico.
Pero… ¡alegrémonos!
Está en marcha un Plan Nacional de Inversiones Ferroviarias (período 2006-2012). Se disponen de unos $ 16 mil millones, para los servicios ferroviarios del Área Metropolitana. Incluye la adquisición, recuperación y modernización del material rodante, obras de infraestructura, que abarcan el mejoramiento y renovación de vías, la remodelación de estaciones, modernización de los sistemas de señalamiento, construcción de pasos a nivel, etc. y la rehabilitación de servicios interurbanos.
Además el miércoles 9 de abril de 2008 se realizó el llamado nacional e internacional a la licitación de la obra de electrificación del LSM está  prevista una inversión de 490 millones de pesos. La obra incluye compra de nuevo material rodante fabricado especialmente en China, la electrificación y la eliminación de todos los pasos a nivel a lo largo del ramal.
¡Alguien debiera avisarles a estas activas personas que estamos en noviembre de 2011!

Vivo en la Ciudad de Buenos Aires, tengo auto y lo que suceda en los trenes del conurbano podría importarme un pirulete; pero no logro entender como la sociedad no reacciona. 
¿Acaso hay una especie de fundamentalismo enceguecedor?

Hace unos días leí en El País un artículo hilarante, de Moisés Naím
(Escritor venezolano. Ex ministro de Industria y Comercio de Venezuela)
“lo mejor que le puede pasar a Europa es parecerse a la América Latina de hoy… Europa debe aprender de América Latina”.
Espero que nadie tome en serio semejante imbecilidad.
Si hemos salido airosos de la crisis,  ¿por qué la pobreza, la desigualdad, la corrupción y la violencia son tan comunes?

Volviendo a aquella excursión:
Guía: el abastecimiento de agua potable para el área de servicio de AySA se realiza a través de las planta General Belgrano, situada al sur del Gran Buenos Aires, y de la Planta San Martín, situada en la capital. La Planta San Martín es una de las plantas potabilizadoras más grandes del mundo.
Alumnos: Ohhh…  
Mi cabeza: debe ser una de las más antiguas también, se creó en 1913. Las cañerías maestras tienen más de 100 años. ¡Las cañerías de distribución son de principios del siglo pasado!
Guía: el agua es un recurso muy valioso. Es renovable pero limitado. Ustedes (a los niños) deben tomar conciencia de su rol de guardianes de su derroche.
Alumnos: …
Guía: ¿cómo podrían ayudar? ¿qué se les ocurre?
Alumno: cerrando la canilla al lavarnos los dientes.
Mi cabeza: Aysa, ¿y si probaran con cambios estructurales y dejaran el resto en manos de Greenpeace?

Se calcula que un 30% del derroche de agua potable no se debe
al consumo real sino a las pérdidas en la red de conducciones.

Isla Maciel, de Hernán Zin.

Servicio al lector esperanzado:
INDEC, Instituto Nacional de Estadística y Censos: www.indec.gov.ar