martes, 15 de octubre de 2013

Crónica de un Maratón Fotográfico, 2013

El domingo 28 de septiembre más de ochocientos maratonistas nos sumamos al juego: 20 fotos en doce horas con la Ciudad como escenario. Fue el 5° Maratón Fotográfico de la Ciudad, organizado por el Centro Garrick Arte y Cultura y la Asociación Civil La Usina. El evento fue un éxito de convocatoria. La cita de largada, a las doce, salió puntual desde el CMD de Barracas. Dicho sea de paso, ¡el Centro Metropolitano de Diseño está precioso!
Los maratonistas, munidos de cámaras digitales de todo tipo lucíamos orgullosos las gorras alegóricas y estábamos expectantes por recibir la ansiada hoja de ruta: una libreta con veinte palabras, frases o poemas; consignas inspiradoras para recorrer la Ciudad y hacer lo nuestro.
La participación no exige más que ser mayor de 18, tener una cámara digital y ganas de jugar. Al decir de sus organizadores, el Maratón es poner la creatividad en el descubrimiento de un momento, en la observación de un detalle que en la vida cotidiana pasa desapercibido y compartirlo. Es una excusa para salir de casa, para reunirse y hacer nuevos vínculos.
Había participado del 3° Maratón por lo que ya me sentía toda una experta. Sabía entonces que no era cuestión de leer la hoja de ruta y dejarse apabullar. Ni salir a tientas y locas por la Ciudad. Ni pedir ayuda a todos los contactos buscando inspiración. Sino tomarse un café, leer las consignas, saborear el desafío y dejarse llevar eligiendo algún rincón de la Ciudad.
Por algún lado hay que empezar… me acuerdo del Pasaje Rivarola del que contaba en un post anterior, concluyo que los edificios idénticos pueden ser un buen DÚO y caliento motores. Ahí nomás sin salir de San Nicolás hago AÚN  –otra palabra cortita e interesante–,  SUPERHÉRORES y FRÁGIL. Cuando estoy por volver encuentro mi ROJO.
Cambio de barrio, me voy hasta el fotogénico y seguro Puerto Madero. El tema de la seguridad también es importante. Por suerte todavía no llueve y hasta sale el sol. En el Miami porteño aparecen SED y el HOMBRE INVISIBLE. Hago un tentativo DESIERTO y empiezo a cruzarme con otros maratonistas. Ellos van enfrascados en sus hojas de ruta o están concentrados haciendo sus tomas. Paro a almorzar y aprovecho para evaluar el trabajo, borro algo, me enojo un poco y también me gusta. Impera hacer una lista con las palabras que faltan, algo se me tiene que ocurrir. Pido ayuda, ADN me tiene preocupada. Hago SILVESTRE, me voy hasta el puerto y hago CRUDO. Pido permiso y logró un buen MONTÓN DE NADA.
Biblioteca Nacional, más maratonistas trabajando. Sonrisas cómplices. Gorras al aire. Los de afuera son de palo y nunca entenderán porqué hay gente que se pasa minutos disparando con su cámara a una simple hoja para después estirar la mano con un cartoncito blanco, hacer una ridícula pose, sonreír satisfecho y salir presuroso hacia la próxima meta.   Un perro precioso me inspira al UNO de Discépolo, la dueña del perro dice que sí, que si quiero le saque fotos, pero que ya otros dos muchachos le sacaron fotos más temprano y le hablaron de una maratón y de un tango. Jajajj… el mundo es pequeño. Pero no me voy con las manos vacías; ahí hago SÍNTESIS y la frase que habla de la BELLEZA oculta.
Tengo una epifanía, hago una foto que me satisface mucho, pero mucho, mucho. Es mi SEGÚN.
En el semáforo unos pibes solidarios me regalan una hermosa PACHANGA.
El cielo se nubla, las reglas dicen que hay que hacer cinco tomas obligatorias luego de la puesta del sol. Voy a casa, me consigo una ayudante de lujo (Agos, la novia de mi hijo) para el tramo final y nos quedamos por el barrio. Debatiendo bastante y riéndonos más hacemos la foto de la frase IDEA PODEROSA y las fotos para ADN, QUIETO, otro CRUDO, otra BELLEZA OCULTA y nos queda el tiempo justito para inspirarnos con una foto libre. Entregamos lo nuestro en el punto de llegada de Caballito, quince minutos antes de las  23:59, la hora final.
¿Si hay premios? Sí, claro. Siempre es estimulante recibir un premio, pero les puedo asegurar que ya gané. ¡Pasé un día fantástico! 
Nos vemos en el próximo Maratón Fotográfico, ¡no se lo pierdan!
Una vez finalizado el proceso de votación compartiré las fotos mencionadas en esta crónica.